FLOWERS
esperanzadelafuente@gmail.com
esperanzadelafuente.com

29 oct. 2010

WEIRD THINGS






















Siempre me pasaron cosas raras.

Nunca supe si mi personalidad era un imán para la gente extraña o que simplemente me gustaba hablar con todo el mundo, sin miedo, sin juzgar, sin salir corriendo. Por muy bonito que suene lo segundo, creo que inevitablemente se trataba de lo primero. O al menos eso diagnóstico mi madre desde el principio de los tiempos. Claro que mis inicios, no fueron más que el aperitivo de lo que vendría después en la vida real.

Mi madre era psiquiatra y trabajaba en un pequeño sanatorio mental en lo alto de la colina. Dijo que nunca vio nada igual. Desde bien pequeña, en mis paseos a verla, lidié con todo tipo de mentes y seres, me gustaba estar con ellos, me gustaban sus historias. Y como decía ella, tenía la capacidad de amasar a las fieras.

Fui creciendo y la edad no hizo sino acrecentar los episodios bizarros en mi vida. En todos los aspectos. Me eché un novio artista, que pintaba cuadros y tras un tiempo juntos decidió enseñarme su secreto: no era él quien pintaba los cuadros si no una rata con pilas. Dada su adicción a la heroína, tuvo que sublevar su pincel a ese bicho por que él ni tan siquiera podía sostenerlo en la mano. Bastante razonable. Claro que de lo de la heroína me enteré mucho más tarde. Al final acabé tomándole cariño a la rata inanimada y el día que decidí escapar por la ventana para no verlo nunca más me la llevé bajo el brazo.

También conocí a un poeta, que llevaba la barba como Merlín y que de tanto recitar poemas sin sentido escritos en papel sucio y estrujado, se le cayeron todos los dientes. Llegados a este punto, decidí abandonar también. Pero me ha costado años desprenderme de sus poemas. Cada día recibo uno junto a un pelo de su barba en sobres anónimos en casa. El día de mi cumpleaños cambia el pelo por una flor. Todo un detalle. Hace dos días que ya no recibo. Sospecho que voy a empezar a recibir emails.

También hubo extrañas coincidencias, amigos que me desvalijaron, promesas no cumplidas, vidas de mentira y amistades forjadas en autobuses, persecuciones de camino al colegio y muchas más singularidades que algún día seguiré contando sobre estas páginas. Por que son tantas ya, que se me olvidan.




E S P E x

Photos George P.

No hay comentarios:

Publicar un comentario