FLOWERS
esperanzadelafuente@gmail.com
esperanzadelafuente.com

16 may. 2011

Postcards from the tube

(lunes 16 de Mayo de 2011)


Ayer volviendo de un enérgico día en el mercado de las flores en Columbia Road, trabajando unas horas en mis coronas y culminando con un vino en Broadway market, volvía yo con mi amiga R en el metro cuando un tipo se me sentó enfrente. Esta vez no fue imaginarme su historia mentalmente, crear su vida y las circunstancias que en ese instante le hacían estar ahí. Por que no me percaté de su presencia hasta que me preguntó que si mi talla de zapato era un 8. Yo estupefacta ante la repentina pregunta le pedí que me la repitiera. En vista de mi necia lentitud debida básicamente a mi sorpresa, mi amiga R decidió responder por mi. "no tiene un 8 sino no un 6". Y así estúpidamente nos enlazamos en una conversación a tres.

Él: tipo alto y desaliñado, de raza negra, unos 30 años. Guitarra reposando en rodillas. Su pelo, se adivinaba afro bajo un gorro de punto negro de estilo jamaicano. Cerveza en mano.
Pedía perdón por su falta de claridad a la hora de elegir mi talla acusando a la cerveza principalmente.

Mientras yo me puse a dar tragos a la botella de agua que habíamos comprado previamente en un "off licence" en el que ciertos acontecimientos irrisorios ocurrieron pero no vienen ahora al caso, el tipo me soltó que era peor lo que yo bebía. Por que el agua embotellada no era honesta. La del grifo sí, la cerveza también, el agua enbotellada no. A mi amiga R que le gustan ,más estas historias que a un tonto un lápiz, asentía y le daba la razón.

Él se animaba por momentos y decidió que nos iba a juzgar. Ajá, textualmente: "Os voy a juzgar". R ya se estaba frotando las manos. El tipo en cuestión, entonces, comenzó a juzgarnos.
A mi me dan miedo estas cosas, por que soy muy crédula al principio y si me dice que mañana va a haber un accidente en el metro que cojo todas las mañanas, voy y cojo el autobús , que oye, más vale prevenir que curar. (Aunque ahora que lo pienso, quizá no..)

Resumiendo, que me lío como las persianas. Él dijo: "las cosas van a ir bien, pero no te vas a dar cuenta y te lo vas a perder. No te lo pierdas"
(voy a omitir el resto de cosas que dijo, por no aburrir al lector)

Teniendo en cuenta el juicio de alguien que no te conoce y que no tiene ni idea de tu vida ni en que punto te encuentras y contando sólo con las energías que nos transmitimos en cuestión de minutos los 3, no está mal. Una agradece que le digan que las cosas le van a ir bien.
Pero lo que me hace pensar a mi aquí ahora es...
¿Hay veces que preocupados por cosas banales no nos damos cuenta de lo bueno que tenemos ?
Si
¿Demasiada energía malgastada en quejas en vez de usarla para evolucionar ?
Si
¿Obsesionados por querer más y más y más sin valorar lo que en ese momento debemos disfrutar?
Si

Mierda. Mierda. Mierda. (Perdón por la palabrota)

Yo no sé si el tipo se lo inventó o no pero deliberadamente tengo los ojos bien abiertos no vaya ser que todo va a ir bien y me lo vaya a perder.


15 may. 2011

dreaming editions - prólogo


Hoy es el duodécimo día que me despierto empapada en sudor.
Otra vez el mismo sueño.
Te veo de lejos, y tú levantas la mano, saludando. No sé si me dices adiós, o si de lo contrario, me invitas a ir a ti. Pero nunca lo descubro, por que empiezo a caminar y el camino se convierte en una escalera de caracol interminable. En la entrada hay colgado un cartel que reza "269 escalones. Gente con problemas de corazón abstenerse. Ascensor a la derecha". Y yo miro a la derecha y veo una cola sin final de gente muy desagradable que se apiña y empuja en un metro cuadrado para llegar. "No importa ni cómo ni cuánto, lo más importante es llegar arriba" me susurra un señor con los dientes negros y aliento alcohol. Entonces yo sacudo la cabeza, y me miro las manos. "Tienes unas manos muy bonitas".. sin saber a que viene esta reacción de autoindulgencia, levanto la cabeza y digo "Mi corazón está sano, vayamos allá".

Subo las escaleras como bailando claqué. Sin pausa, con prisa. Quiero llegar rápido arriba y poder saludarte, y contarte todos los personajes que vi allá abajo, y poder decirte que te he echado de menos. Quiero escribir cada letra, y poder redactar más historias como las que escribimos. Tengo recopiladas todas las hojas. Ya te dije que algún día tendrían la tapa de un libro.
Pero las escaleras no terminan. Y me empieza a faltar el aliento, a flojear las piernas. Pero no paro, por que no quiero parar. En algún punto aparece mi mejor amiga y lleva unas alas de ángel muy horteras con purpurina, me guiña un ojo y yo me desternillo de la risa olvidándome por un momento del dolor de las piernas, de mi boca seca, de la falta de aire. Me da la mano con un papel y un vaso de agua. "Bebe" y dándome un abrazo desaparece. Entonces yo abro el papel, y el papel tiene escrita una frase en inglés que dice "you are such a real thing" (eres muy real). No entiendo muy bien a qué se refiere, pero sonrío y me meto el papel en el bolsillo. Es cuando, de repente, me miro los pies y veo que mis bailarinas se han convertido en aquellas plataformas de Miu Miu tan bonitas de hace dos temporadas, las que tienen el fondo azul y las gaviotas rosas. Y pienso, "joder, para tener prisas por llegar arriba estás un poco superficial , no? " Así que sigo caminando.

En todo este transcurso ya no me acuerdo de tu cara, casi ya ni del saludo. Es sólo el recuerdo de él lo que me hace continuar y seguir batallando. Justo entonces me viene a la mente esa poesía de William Blake del cementerio. Es muy bonita, y pienso que cuando llegue me la voy a aprender de memoria.


Me da el último empujón un chico extremadamente guapo por que ve que flojeo, le digo " gracias". Me sonríe y me dice que si cuando lleguemos arriba tengo tiempo que nos tomemos un vino juntos. Suelto una carcajada, le digo que quizá no me sobre tiempo por que lo gasté justo antes de llegar ahí. Y continúo. De repente veo la puerta de salida. Es amarilla y tiene un cartel colgado que dice SUERTE/PELIGRO (qué narices significa eso !? ). La abro.
Y por fin respiro.
Hace sol. Corre el aire.
Es una terraza enorme y veo toda la ciudad de Londres desde ella. Pero miro a un lado, miro a otro lado. Te busco. Y ya no estás. Ya no estás. Ya te has ido.
Y es entonces cuando me despierto. Completamente empapada en sudor.

3 may. 2011

songs of innocence and experience

THE GARDEN OF LOVE

I went to the garden of love,

And saw what I never had seen:

A chapel was built in the midst,
Where I used to play on the green.

And the gates of this Chapel were shut,
And ´Thou shalt not´writ over the door;
So I turn´d to the Garden of Love

That so many sweet flowers bore,

And I saw it was filled with graves,
And tomb-stones where flowers should be;

And priests in black gowns were walking their rounds,

And binding with briars my joys & desires.





By William Blake (selected by Patti smith)