FLOWERS
esperanzadelafuente@gmail.com
esperanzadelafuente.com

16 may. 2011

Postcards from the tube

(lunes 16 de Mayo de 2011)


Ayer volviendo de un enérgico día en el mercado de las flores en Columbia Road, trabajando unas horas en mis coronas y culminando con un vino en Broadway market, volvía yo con mi amiga R en el metro cuando un tipo se me sentó enfrente. Esta vez no fue imaginarme su historia mentalmente, crear su vida y las circunstancias que en ese instante le hacían estar ahí. Por que no me percaté de su presencia hasta que me preguntó que si mi talla de zapato era un 8. Yo estupefacta ante la repentina pregunta le pedí que me la repitiera. En vista de mi necia lentitud debida básicamente a mi sorpresa, mi amiga R decidió responder por mi. "no tiene un 8 sino no un 6". Y así estúpidamente nos enlazamos en una conversación a tres.

Él: tipo alto y desaliñado, de raza negra, unos 30 años. Guitarra reposando en rodillas. Su pelo, se adivinaba afro bajo un gorro de punto negro de estilo jamaicano. Cerveza en mano.
Pedía perdón por su falta de claridad a la hora de elegir mi talla acusando a la cerveza principalmente.

Mientras yo me puse a dar tragos a la botella de agua que habíamos comprado previamente en un "off licence" en el que ciertos acontecimientos irrisorios ocurrieron pero no vienen ahora al caso, el tipo me soltó que era peor lo que yo bebía. Por que el agua embotellada no era honesta. La del grifo sí, la cerveza también, el agua enbotellada no. A mi amiga R que le gustan ,más estas historias que a un tonto un lápiz, asentía y le daba la razón.

Él se animaba por momentos y decidió que nos iba a juzgar. Ajá, textualmente: "Os voy a juzgar". R ya se estaba frotando las manos. El tipo en cuestión, entonces, comenzó a juzgarnos.
A mi me dan miedo estas cosas, por que soy muy crédula al principio y si me dice que mañana va a haber un accidente en el metro que cojo todas las mañanas, voy y cojo el autobús , que oye, más vale prevenir que curar. (Aunque ahora que lo pienso, quizá no..)

Resumiendo, que me lío como las persianas. Él dijo: "las cosas van a ir bien, pero no te vas a dar cuenta y te lo vas a perder. No te lo pierdas"
(voy a omitir el resto de cosas que dijo, por no aburrir al lector)

Teniendo en cuenta el juicio de alguien que no te conoce y que no tiene ni idea de tu vida ni en que punto te encuentras y contando sólo con las energías que nos transmitimos en cuestión de minutos los 3, no está mal. Una agradece que le digan que las cosas le van a ir bien.
Pero lo que me hace pensar a mi aquí ahora es...
¿Hay veces que preocupados por cosas banales no nos damos cuenta de lo bueno que tenemos ?
Si
¿Demasiada energía malgastada en quejas en vez de usarla para evolucionar ?
Si
¿Obsesionados por querer más y más y más sin valorar lo que en ese momento debemos disfrutar?
Si

Mierda. Mierda. Mierda. (Perdón por la palabrota)

Yo no sé si el tipo se lo inventó o no pero deliberadamente tengo los ojos bien abiertos no vaya ser que todo va a ir bien y me lo vaya a perder.


No hay comentarios:

Publicar un comentario